Saltar la navegación

Almacenamiento en Congelación.

 

Los alimentos congelados necesitan una atención especial. Mucha gente piensa que por el hecho de estar congelados ya son totalmente seguros y pueden ser tratados sin cuidado. Realmente ocurre lo contrario; por estar congeladas han de ser manejadas con un cuidado especial.

  • El área de almacenamiento en congelación ha de estar seca, bien ventilada y limpia.
  • Asegúrese de que las cámaras de congelación tienen la temperatura correcta para garantizar que los alimentos se mantengan congelados.
  • Asegúrese de que las puertas de las cámaras de congelación cierran correctamente y establezca un sistema de inspección periódico.
  • Nunca supere el límite de carga de la cámara y coloque los productos nuevos detrás o debajo de los antiguos para asegurar una buena rotación de stocks.
  • Todos los alimentos congelados tienen una vida útil en congelación (período de tiempo en el que, congelados, se mantienen aptos para el consumo humano), que ha de ser inspeccionada regularmente.
  • No acepte lotes de artículos congelados con temperaturas superiores a –10ºC.
  • Asegúrese de que una vez aceptados, los artículos recibidos congelados se emplazan inmediatamente en cámaras de almacenamiento en congelación adecuadas.
  • Generalmente, los alimentos congelados que usted compra han sido conseguidos por medio de procesos de alta tecnología que producen muchos cristales pequeños en el interior del alimento, lo que reduce su alteración y mantiene su calidad. Cuando usted utiliza un congelador doméstico para recongelar alimentos, los cristales que se forman son grandes y destruyen la textura y la calidad del alimento, incrementando el riesgo de alteración.
  • Un alimento descongelado ha alcanzado una temperatura que permite a las bacterias presentes multiplicarse activamente.
  • Si el alimento ha sido simplemente abandonado abierto a temperatura ambiente en el área de manipulación de alimentos, probablemente se contaminará, y las bacterias comenzarán a crecer y multiplicarse sobre él. Si lo recongelamos, dado que el frío no las destruye en general, solamente estamos retrasando una probable toxiinfección alimentaria.
  • Los alimentos conservados en congelación y no envasados pueden sufrir alteraciones como la “quemadura de la congelación” que deseca la superficie del alimento formando una costra blanquecina, alteración que supone pérdida de nutrientes y disminución de la calidad del producto.