Saltar la navegación

Ud.3. Gestión de las Basuras y los residuos.

 

GESTIÓN DE LAS BASURAS Y RESIDUOS

  • En las diferentes fases de producción, elaboración y distribución de alimentos, se originan productos de desecho y residuos que es preciso eliminar de la cadena alimentaria.
  • Gran parte de estos productos, procedentes de distintos tipos de alimentos en diferentes estados (crudos, cocidos, deteriorados), constituyen un foco de contaminación y de malos olores.
  • Generalmente, en un primer momento, las basuras se almacenan en contenedores situados dentro de los locales de manipulación. En cualquier caso han de estar construidos con materiales fácilmente lavables y desinfectables, no deben ser excesivamente grandes para evitar acumular exceso de basura durante largos períodos de tiempo, se abrirán mediante un pedal para evitar tener que tocar la tapa con las manos mientras se manipulan alimentos y estarán provistos siempre de bolsas adecuadas. Además deben vaciarse con frecuencia.
  • Los cubos de basura han de lavarse y desinfectarse a menudo y se guardarán en una habitación cerrada destinada a este fin. Este local ha de mantenerse a una temperatura lo más baja posible, bien ventilado y protegido contra los insectos y roedores.
Los residuos y las basuras han de mantenerse aislados de las zonas donde tiene lugar la preparación de los alimentos

 RESPETO AL MEDIO AMBIENTE.

Con el fin de contribuir a la mejora y mantenimiento del entorno, cada vez en más facetas de la vida cotidiana se implantan medidas de respeto al medio ambiente . Entre ellas cabe destacar las que hacen referencia a la gestión de basuras y residuos. Una de ellas son las campañas de reciclaje.

El reciclaje exige la separación de residuos en su origen. En el sector alimentario esta es una medida cada vez más extendida. Es frecuente que en los locales de manipulación de alimentos se haga una recogida selectiva de basuras. Para ello los residuos se desechan tras separarlos en 4 categorías: papel y cartón, plásticos y envases, vidrio, y materia orgánica.

Para cada uno de esos tipos de residuos se disponen contenedores específicos. La empresa encargada de su recogida los transportará después hasta su correspondiente destino.

Otra medida es la recogida de aceites usados, como los que se utilizan en las cocinas. El vertido incontrolado de estos aceites dificulta la depuración de las aguas y afecta a la contaminación del suelo.

Existen empresas dedicadas a la recogida y reciclaje de aceites usados. Estas empresas proporcionan los contenedores apropiados para depositarlos y se encargan de su gestión.

Si no existen contenedores selectivos para este tipo de residuos, se actuará del siguiente modo:

  • No tirar directamente el aceite al fregadero, al alcantarillado, a la basura o al suelo.
  • Recoger el aceite usado en recipientes estancos y resistentes.