Saltar la navegación

Ud. 1.2 El manipulador como fuente de contaminación (Continuación)

Ropa de trabajo.

La ropa de calle se contamina con frecuencia con polvo, humos y gérmenes que pueden pasar a los alimentos, por lo que el manipulador de alimentos ha de utilizar en su trabajo una vestimenta adecuada y exclusiva para las labores de manipulación.

Veamos cuáles deben ser las características de esa ropa de trabajo:

    • Estar siempre limpia.
    • Ser de color claro.
    • Preferentemente sin bolsillos ni cremalleras.
    • Amplia y adaptada a los movimientos del manipulador.
    • De tejidos que absorban fácilmente el sudor y lavable o desechable.
    • Con cubrecabezas efectivo.

Los vestuarios del personal, así como las zonas destinadas al lavado y secado de ropa, han de estar situados fuera de la zona de elaboración. Si no se dispone de vestuarios independientes, será necesaria al menos una taquilla para proteger la ropa de trabajo, y ésta siempre se guardará separada de la ropa de calle.

El calzado de trabajo también debe estar limpio y ser diferente al de calle. Si se utilizan guantes para manipular alimentos, éstos deben estar siempre limpios y sin roturas o agujeros para evitar fugas. Son preferibles los de un solo uso.

Tabaco

Fumar cigarrillos, puros, en pipa o usar rapé en las áreas alimentarias o mientras está manipulando alimentos no envasados es ILEGAL, porque:

    • Mientras fuma, está tocando su boca, y puede transmitir bacterias patógenas, como los estafilococos a los alimentos.
    • El fumar favorece la posibilidad de toser y estornudar.
    • Las colillas y la ceniza pueden caer en el alimento y contaminarlo.
    • Las colillas, que están contaminadas con saliva se apoyan en las superficies de trabajo y favorecen la contaminación cruzada.

Educación y hábitos higiénicos.

Las personas que trabajan como manipuladores de alimentos deben mantener en todo momento unos hábitos higiénicos que garanticen la seguridad de los alimentos que preparan.


Recordemos algunos de esos hábitos o actitudes indispensables, el manipulador de alimentos debe:

  • Informar a sus superiores si sufre cualquier enfermedad que pueda originar la contaminación de los alimentos (vómitos, diarreas, resfriados, afecciones de la piel...).
  • Cumplir las normas de higiene personal: lavado de manos, protección del pelo, aislamiento de heridas, aseo personal y actitudes higiénicas en general.
  • Llevar la ropa de trabajo adecuada y velar por su conservación y limpieza.
  • Mantener su puesto de trabajo limpio y ordenado, así como los útiles y equipos en buen estado.
  • Informar de cualquier anomalía que pueda alterar la calidad higiénica de los alimentos.
  • Y, en general, evitar gestos como rascarse la cabeza, tocarse la nariz, mojar los dedos con saliva, etc.